www.hangar57.com

Vaya al Contenido

Menu Principal

LA PESION QUE NOS RODEA

20 CONSEJOS MEDICOS

3. La presión que nos rodea

Hace cerca de 175 años, los científicos descubrieron que el propósito fundamental de respirar era obtener el oxígeno indispensable para el cuerpo y eliminar el exceso de anhídrido carbónico, un producto de desecho. El cuerpo humano es un motor térmico, el cual, como cualquier motor, consume combustible (los carbohidratos, grasas y proteínas derivadas de los alimentos). Este combustible es convertido en la energía necesaria para vivir mediante un proceso de combustión llamado oxigenación. Como en cualquier otro proceso de combustión, es necesaria una cierta cantidad de oxígeno. Cuando el cuerpo está en reposo, consume aproximadamente unos 250 cm3 de oxígeno por minuto. Cuando se lo somete a esfuerzo adicional (tal como caminar o correr), el cuerpo, como cualquier otra máquina, generará más calor y consumirá más oxígeno, quizás tanto corno unos 3,7 litros por minuto.


Para extraer el oxígeno del aire, el cuerpo posee un sistema respiratorio (pulmones) El oxígeno es entonces distribuido por todo el cuerpo mediante el sistema circulatorio (corazón, arterias, venas y capilares).
El aire contiene aproximadamente un 20 % de oxígeno y un 80 % de nitrógeno. A nivel del mar, un hombre sano puede extraer del aire oxígeno suficiente para mantener sus funciones v desarrollar sus actividades normales. Arriba de los 2.500 m (aproximadamente 8.500 ft) sin embargo, los problemas de la escasez de oxígeno comienzan a aparecer. A causa que el aire es menos denso, éste ofrece menos oxígeno neto por cada aspiración de aire, aunque el oxígeno y el nitrógeno estén mezclados aún, en la relación 20 y 80 %. La densidad del aire está medida por la presión barométrica y es en este principio en que los altímetros están fabricados.
El oxígeno es transportado a través del cuerpo por la corriente sanguínea, la cual contiene, entre otras cosas, los glóbulos rojos. Estos poseen una sustancia denominada hemoglobina, que tiene la propiedad de recoger el oxígeno de los pulmones y, llevarlo a través de los tejidos para su utilización y asimismo, absorber el dióxido de carbono de los tejidos y transportarlo a los pulmones para su eliminación.


La sangre puede ser comparada con una cinta transportadora, pues lleva constantemente oxígeno hacia adentro y retira el dióxido de carbono hacia afuera. La cantidad de oxígeno que puede ser transportada por la sangre depende en gran medida de la presión que el gas oxigenado del aire ejerce sobre la sangre, mientras ella pasa a través de los pulmones. Los fabricantes de bebidas carbonatadas aprovechan este principio de presión, para disolver grandes cantidades de dióxido de carbono en sus bebidas.


A una altitud de unos 3.000 m (10.000 ft) la sangre de un hombre que está expuesto al aire exterior puede transportar aún oxígeno al 90 % de su capacidad. En dicho nivel, la performance de vuelo de un piloto sano estará solamente disminuida después de algún tiempo, cuando él se encuentre a sí mismo un poco menos hábil que lo usual al sintonizar la radio, más lento en los problemas de navegación y menos capaz de mantener una adecuada concentración. A unos 4.300 m (14.000 ft) el piloto puede volverse apreciablemente menos apto, olvidándose de cambiar tanques, desviarse de su ruta o despreciar situaciones de riesgo. De los 5.500 m (18.000 ft) para arriba, la exposición al aire rápidamente ocasionará un colapso total y la inhabilidad para controlar la aeronave.

Esto significa que si vuela a grandes alturas deberá tener oxígeno o presión. Entonces tiene que efectuar una elección entre presurizar la cabina del avión o respirar una mezcla con más oxígeno.






Conectar con el foro de: hangar57.com

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal