www.hangar57.com

Vaya al Contenido

Menu Principal

LAS DROGAS Y EL VUELO

20 CONSEJOS MEDICOS

9. Las drogas y el vuelo

La palabra "droga" muestra una imagen en la mente de la gente muy diferente del significado médico real. Debido al abuso actual de la droga, normalmente se la asocia con marihuana, heroína, LSD, barbitúricos o anfetaminas. En realidad, una droga es cualquier compuesto químico administrado con el propósito de producir un efecto específico en el cuerpo. El uso ilícito de "drogas psicotrópicas" (antes mencionadas) las cuales distorsionan el proceso mental, no necesita ser tratado en esta publicación. Por cierto, ningún piloto responsable podría mezclar cualquiera de dichas drogas con el vuelo.

Sin embargo, los medicamentos admisibles tomados por enfermedades leves también pueden poner en peligro la seguridad del vuelo, debido a los efectos mínimos o impredecibles que pudieran tener en el piloto. Esto incluye tanto a los medicamentos por prescripción médica, como a las medicinas que se adquieren sin receta. Aun los medicamentos "caseros" más inofensivos tomados en casa, tales como aspirinas, píldoras para el resfrío, jarabes para la tos y laxantes.

Estudios recientes sobre los accidentes de aviación sugieren que ciertos tipos de drogas pueden tener efectos secundarios que lleven al piloto a cometer errores, produciéndose así los accidentes. Estos son:

Antihistamínicos: un grupo de drogas que se prescriben en dosis masivas y fácilmente aplicables a aquellos que sufren de fiebre del heno y otras alergias. La somnolencia es un efecto común secundario.

Tranquilizantes: es una variedad de agentes generalmente prescritos para las enfermedades nerviosas o hipertensión. Estos también pueden disminuir la atención.

Anorexígenos y pastillas estimulantes: son drogas que generalmente contienen anfetaminas. Pueden producir una sensación de euforia y de falsa confianza. La realidad es que disminuyen su juicio para la autocrítica y llevan a cometer peligrosos errores.

Barbitúricos, neurotónicos y analgésicos: componen una amplia categoría de medicamentos cuya función primordial es la de mitigar la ansiedad o aliviar el dolor. Estas drogas por lo general disminuyen la atención mental.

Los otros peligros que acompañan la ingestión de drogas son:

Alergias a las drogas: una reacción alérgica a la droga puede surgir inesperada y dramáticamente, incapacitando al piloto durante el vuelo.

Reacciones secundarias inesperadas: distintas personas pueden reaccionar de manera diferente ante la misma medicación. Por ejemplo: una droga que no tiene efectos secundarios importantes en la mayoría de las personas puede, en algunas, producir náuseas o vértigo.

Cambios de efectos: se ha observado que las fuerzas "G" o volar a grandes alturas alteran los efectos de algunos medicamentos.


Conectar con el foro de hangar57.com

Cambios de efectos: se ha observado que las fuerzas "G" o volar a grandes alturas alteran los efectos de algunos medicamentos.

Efectos de la combinación de drogas: ocasionalmente, al ingerir dos drogas al mismo tiempo, pueden llegar a anularse mutuamente, intensificar recíprocamente su potencia o producir reacciones secundarias que no se experimentan al tomarlas por separado. Por ejemplo, aquellas personas que usan pulverizadores de nariz y que al mismo tiempo toman pastillas antidepresivas han sufrido como consecuencia de ello peligrosas presiones arteriales altas. Aun la combinación de determinados medicamentos con la ingestión de ciertos alimentos ha producido condiciones peligrosas.

Usted debe ser precavido tanto con los medicamentos que se adquieren sin receta, como con aquellos adquiridos por prescripción médica. Si está inseguro con respecto a si debe o no tomar un medicamento determinado, antes o durante el vuelo, consulte a su médico aeronáutico o al Instituto Nacional de Medicina Aeronáutica y Espacial (INMAE).

Recuerde también que la necesidad de un medicamento implica la presencia de una enfermedad. Y si se encuentra enfermo, podrá realizar la actividad aérea lo mismo que un avión con un motor defectuoso. La norma más segura es no tomar ningún medicamento sin consultar a su médico. El medicamento no sólo puede entorpecer su atención, sino que puede suprimir los síntomas de su enfermedad haciendo que se sienta mejor de lo que realmente está. Ningún piloto realiza un buen vuelo cuando su organismo no se encuentra en buenas condiciones, aun cuando se trate de un resfrío.

El piloto que vuela cuando está enfermo o cuando está tomando medicamentos que puedan incapacitarlo está violando las normas de vuelo. Más importante aun es que, innecesariamente, él está poniendo en peligro su seguridad y la de sus pasajeros.


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal