www.hangar57.com

Vaya al Contenido

Menu Principal

MINIMAX DE VENACIO SACKS - UN GRANDE

NOVEDADES

Venancio Sacks
(Su primer vuelo)

Por: B. Lorenzo Lavalle

Hoy hablaremos de algo, que nos incumbe a todos los que amamos esta actividad que está tan metida en nuestra sangre y es: La construcción amateur de una aeronave.

Particularmente le ocurren cosas en cada ser humano mediante la construcción que pueden hacer activar varios disparadores. Y aquí pasamos a detallar algunos que nos asombrará.

Hace varios años, un querido amigo construyo varios aviones y lo hizo de forma autodidacta, que aunque usted no lo crea han volado pero… el amigo no había usado el material adecuado para que exista la seguridad de su propia vida y la de sus semejantes. Pero ese va a ser un tema aparte que lo tocaremos pronto con la ayuda de unos pilotos y amigos que lo conocía íntimamente en el ámbito de su hogar. (Para mí todavía lo tengo como un ídolo).

Lo que relataremos hoy, es algo tan común, que a mí muchas veces me preguntaron y la respuesta fue siempre la misma.
La pregunta es: ¿Cuándo podré volar mi aeronave?... De eso se trata el tema de hoy!!! "La construcción de una aeronave y la seguridad del piloto que lo va a volar".

Todo se desarrolla en una ciudad de Nuestra hermosa Argentina, en una provincia al sur de Buenos Aires. Tenemos el lugar exacto pero no vamos a delatar, ¿No le parece? Esto nos debe de servir de buen ejemplo para todos los constructores del mundo!!!

Un señor tuvo en su cabeza un anhelo que fue dandose sin darse cuenta… "Poder hacer su propia aeronave" Lo llamaremos Venancio y les contamos que es ducho en el manejo de maderas, así que su proyecto fue cada vez mejor y toda  la construcción fue un éxito total. Sus amistades y los muchachos amigos del lugar eran sus cómplices circunstanciales del gran proyecto, imagínese, en un pueblo donde todos se conocen, seguramente no hay que investigar mucho para saber que no es parte del paisaje natural un avión?, así que cuando hubo que ayudar a preparar el primer vuelo, todos estaban allí y todos estaban con la misma alegría y los mismos nervios de la importante situación que ello representaba para el pueblo. Así que cuando hubo que probar dicha aeronave y ver cual era el resultado, allí todos estaban.
Pero sigamos y... en vez de leer ahora más del tema, miremos el video que sigue en este artículo... despues analicemos lo que ustedes quieran y comentamos para ver cuantos errores cometemos a diario...


Pedimos disculpas por el audio que es el real en todo momento y los nervios y la emoción hace decir palabrotas que no estaba en nuestro tema. Les comentamos que el lugar donde ocurre esto es una zona ventosa  y el ayudante le dice al viento que pare de soplar y las palabras que comentábamos y seguramente ustedes escucharan.

Pero lo dramático de esto es que el piloto en cuestión, hizo la aeronave, en este caso un Minimax y lo voló sin saber volar… casi como los hermanos Wright, ¡SÍ! Sabemos que es muy romántica esta situación, pero si el final hubiera sido diferente, ¿cuanto de nosotros podríamos pensar que es una locura? ¿Cuales son los amigos que querrían echarse la culpa de ello? Culpables de esta situación hay uno solo. Y, en este caso hablo como piloto, el único responsable de esta situación es solamente y exclusivamente el piloto que sube a pilotear una aeronave y la persona debe tener los conocimientos mínimos de cueles son las necesidades de un piloto para salir de una situación extrema como ese aterrizaje, que, gracias a dios (que en este caso Dios es aeronáutico), termino todo bien. Pero si vemos el video nuevamente preste mucha atención… el ayudante que lo va a socorrer está en la zona caliente del motor y sin ver si hay derramamiento de combustible, ayuda a poner horizontal la aeronave con un cigarrillo en su mano. Analicemos; El piloto no estaba lastimado, estaba atado con el cinturón de seguridad la gorra para cualquier lado y el susto lo hizo que se quedara atado hasta que el ayudante cambió de posición del avión y no hubo necesidad de un matafuego por el incidente en este caso fortuito. Pero el cigarrillo existió, la falta de capacitación del constructor en el caso de hacer el curso de piloto existió, y un montón de situaciones que generarían todo si no hubiera imperado la suerte.

Queridos amigos: voy a contestar la pregunta que siempre hacen los constructores sin ser pilotos y es: ¿Cuándo podré volar mi aeronave?...
Y la respuesta es:
Nadie debería intentar volar una aeronave deportiva, sin un programa de entrenamiento previo en una máquina biplaza, hasta obtener capacitación suficiente para volar solo!!!


www.hangar57.com
Área Difusión construcción amateur


 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal