www.hangar57.com

Vaya al Contenido

Menu Principal

MONOXIDO DE CARBONO

20 CONSEJOS MEDICOS


10. Monóxido de carbono


Los pilotos tienen la tendencia a pensar que el gas monóxido de carbono es algo producido por un silenciador deteriorado, un sistema de escape defectuoso o por una pérdida de calor en la cabina de la aeronave. Cuando realizan el chequeo del avión previo al vuelo y no encuentran ni escapes ni grietas de ninguna índole, se sienten más seguros.


Sin embargo, una de las fuentes más comunes de la intoxicación por monóxido de carbono en la aeronave es el humo del cigarrillo. Este humo tiene aproximadamente un 3 % de monóxido de carbono, mientras que el humo de un cigarro contiene del 5 al 8 %.


Una persona que fuma un paquete diario de cigarrillos está viviendo con la sangre saturada en una proporción del 4 al 8 % de monóxido de carbono. A nivel terrestre, se puede llegar a no tener problema alguno por esto, pero cuando se vuela el panorama cambia.


El monóxido de carbono tiene una atracción por los glóbulos rojos, que es 200 veces mayor que la del oxígeno. Si una molécula de monóxido de carbono se une a una molécula de hemoglobina, que usualmente lleva oxígeno, se unen como si estuvieran pegadas. El oxígeno no tiene entonces posibilidades de competir por la hemoglobina. Así los glóbulos rojos no pueden llevar oxígeno al sistema hasta que el monóxido de carbono ha sido expulsado. Cuando el piloto se encuentra volando a cierta altura, sufre el mismo efecto en una atmósfera hipóxica debido a la poca cantidad de oxígeno disponible, que cuando se está envenenando con monóxido de carbono.


El tabaco produce otros efectos aparte de suprimir el oxígeno en el cuerpo, debido al contenido de monóxido de carbono en el humo. Disminuye la sensibilidad ocular y la visión nocturna aproximadamente en un 20 %. Más aún, la nicotina aumenta la producción de calor en el cuerpo entre un 10 y 15 %, además de las demandas adicionales normales de oxígeno. Irónicamente, el mismo cigarrillo que aumenta la demanda de oxígeno también disminuye el suminist


Los tests que se han realizado han demostrado que el monóxido de carbono en el humo del tabaco puede disminuir la tolerancia del piloto a la altura en 1.500 a 1.800 m (5.000 a 6.000 ft). En otras palabras, hablando desde el punto de vista médico, los pilotos que fuman ya "están volando" antes del despegue. Si Usted fuma, necesitará utilizar su sistema de oxígeno durante el ascenso antes que un piloto que no fuma. Si Usted se clasifica entre los "moderados a grandes fumadores" use su oxígeno en todo momento durante un vuelo nocturno. Asimismo, Usted encontrará el vuelo diurno más cómodo y seguro si usa oxígeno arriba de los 1.500 m (5.000 ft).


En cualquier concentración, el monóxido de carbono es igualmente nocivo para el organismo, sea que se inhale de los gases de escape o del humo del cigarrillo. Si tiene alguna duda con respecto al uso del sistema de oxígeno por ser un fumador llévelo consigo.


Conectar con el foro de hangar57.com

Regreso al contenido | Regreso al menu principal